Llegar a anciano con una vida saludable

La OMS advierte de que el porcentaje de los habitantes del planeta mayores de 60 años casi se duplicará, pasando del 12% al 22%. Y por su parte, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) indica que, si las cosas no cambian, en menos de 30 años España se puede convertir en uno de los países más envejecidos del planeta.

El ritmo acelerado de la vida

La transición a la modernidad no solo ha traído consigo un acceso más fácil a los alimentos, antibióticos, las vacunas o a la medicina moderna, sino que nos ha proporcionado un menor riesgo de padecer enfermedades infecciosas y cáncer. No obstante la fórmula sigue siendo básica: dormir más, comer menos basura, estar regularmente activo y contaminar menos. Algo, en ocasiones difíciles de llevar a rajatabla, pero no imposible.

Un envejecimiento saludable y activo 

El cambio de estilo de vida y los hábitos saludables son fundamentales para ralentizar el proceso de envejecimiento y mejorar nuestra salud. Ya un informe realizado en el 2011 por la Universidad Complutense de Madrid vinculaba la productividad más allá de lo laboral, extendiéndose a lo social y comunitario. Y es, fundamentalmente en la calidad de vida, el bienestar físico, psíquico, afectivo, interpersonal y social, los hábitos saludables fundamentales para ralentizar el proceso de envejecimiento y mejorar nuestra salud.

¿Cómo llegar a anciano con una vida saludable?

  • Olvidar los malos hábitos: no hace falta recordar que abusar del tabaco y el alcohol, perjudican seriamente la salud a cualquier edad. No obstante, llegados a unas edades más avanzadas hay que tratar de eliminar el consumo de estos productos.
  • Realizar actividad física periódica: con la edad los músculos pierden algunas de sus células quedando debilitados. Procurar realizar un entrenamiento regular es fundamental para mantener la masa muscular y retrasar así la sensación de fragilidad y la dependencia.
  • Llevar una dieta equilibrada: la salud depende en gran medida de la dieta. Una buena nutrición es esencial para conseguir un envejecimiento saludable. Reducir las grasas y aumentar el consumo de fruta, verduras y fibra es algo que puedes empezar a aplicar a la dieta de la persona mayor desde hoy mismo.
  • Realizar chequeos médicos periódicos: el cuerpo es una máquina y como tal necesita pasar revisión de vez en cuando. Asegúrate que visite a su médico de cabecera periódicamente para que pueda controlar el estado de su salud general.
  • Ejercitar la mente: es importante realizar ejercicios de memoria de manera recurrente para al igual que el cuerpo, mantener la mente activa.

¡Desde Costa Nevada Vida os animamos a seguir estos hábitos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *