¿Cómo es de importante el papel de los abuelos en nuestras vidas?

Como dice Margaret Mead- antropóloga estadounidense del siglo XX “Todo el mundo debe tener acceso a los abuelos y nietos con el fin de ser un humano completo”

Cuando se peinan canas o ya no hay casi nada que peinar…y casi al mismo tiempo se empiezan también a sumar arrugas, probablemente es el momento de poder decir que uno no ha hecho otra cosa que acumular experiencias y sabiduría y también ha visto a la vida dar algunas vueltas y ya es hora de poner en valor todo lo aprendido.

¿Cómo?

Que tus nietos te llamen abuelo no tiene más mérito que haberle dado a tu hijo la vida y esperar a que él te dé a ti la posibilidad de más tarde darte una nueva vida en forma de nieto. Esto es posible gracias a una cadena de transmisión de la experiencia vital de tener un nieto, al que poder entonces proyectar toda la sabiduría y experiencia acumulada desde tu experiencia paternal/maternal en primera persona.

La naturaleza es muy sabia y para ser abuelos hay que prepararse como cuando empezamos a tener hijos, como también tuvimos un tiempo para preparar su llegada. Tener nietos no es lo mismo que tener hijos, aunque siendo algo tan evidente, a veces cuesta verlo, porque ya no tienes que estar en la primera fila del anfiteatro para ser el mejor abuelo.

El cariño contenido durante años anteriores o la sobre-protección como forma de cariño, hacen que algunos abuelos no acierten a veces en cuál es su verdadero papel cuando ya les llegó la vez de tener nietos.

Los abuelos no debieran ser los protagonistas principales del nuevo acontecimiento familiar, a lo mejor ni tan siquiera los personajes secundarios; la sabiduría de la vida y las experiencias acumuladas tienen que ayudar a los padres a saber ver que su papel está solo en formar parte de la afectividad y la unidad del gran paisaje familiar a veces solo con su presencia.

Para conseguirlo los abuelos deben ser exquisitamente cuidadosos en no caer en los posibles excesos de confianza en el hogar familiar de los padres y respetar el necesario derecho a la intimidad tanto de los nuevos padres entre sí como con sus hijos en la familia nuclear.

Ser abuela o abuelo, forma parte de un relato dentro de la narración de la vida de familiar de tus hijos por eso no puedes ejercer ningún cargo o derecho como abuelos sino desarrollar sentimientos de orgullo por formar parte de ese libro de la familia de tus hijos. Ser y pertenecer a la familia ya es suficiente motivo de agradecimiento y autoridad moral con tus hijos, con tu familia y con toda la sociedad.

Ventajas de las relaciones personales entre abuelos y nietos:

· Gracias a los nietos, los abuelos, actualizan y activan sus neuronas y su ritmo cardíaco.

· Gracias a los abuelos, los nietos, minimizan con sus experiencias las “prisas por vivir”.

· Gracias a los abuelos, los nietos aprenden a saber lo que son las enfermedades y las limitaciones.

· Gracias a los nietos, los abuelos aprenden a vivir otra vez como si fueran niños sin más preocupaciones que las que quepan hoy en su mano.

Esperamos os haya gustado este interesante artículo de Sara Pérez-Tomé, psicóloga y socióloga en el gabinete Sophya. Mediadora familiar, es madre de 9 hijos y abuela de diez nietos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *