Guía infalible sobre la diabetes y las personas mayores.

Tabla de contenido:

  1. ¿Qué es la diabetes?
  2. Tipos de diabetes en las personas mayores.
  3. Factores de riesgo en la diabetes de tipo 2.
  4. Complicaciones derivadas de la diabetes de tipo 2 en personas de avanzada edad.
  5. Prevención o retraso de la diabetes tipo 2.
  6. Detención de la enfermedad.
  7. Síntomas de diabetes.
  8. El control de la enfermedad.

La diabetes es una enfermedad grave que afecta a muchas personas mayores. Las personas desarrollan esta enfermedad cuando la cantidad de glucosa (azúcar) en sangre es demasiado alta. Esto puede producirse por el consumo excesivo de la misma o por la falta de creación de insulina por nuestro cuerpo. Lo importante es que se pueden tomar medidas para prevenir o retrasar esta grave enfermedad. En este artículo vamos a conocer la enfermedad y cómo combatirla. Creando así, una guía infalible sobre la diabetes y las personas mayores. ¡Vamos a ello!

1. ¿Qué es la diabetes?

Nuestro cuerpo transforma muchos alimentos que consumimos en azúcar. Está azúcar, o glucosas,  proporciona a nuestros mayores energía para acometer todas las acciones diarias. Para “convertir” esa glucosa en energía el organismo produce una hormona llamada insulina. Cuando un paciente tiene diabetes es posible que no cree suficiente insulina o que no la use de manera correcta. Esto provoca que la azúcar se quede en la sangre y derive en graves problemas de salud. 

2.Tipos de diabetes en las personas mayores.

Cuando hablamos de diabetes podemos diferenciar dos tipos (1 y 2):

  • Diabetes de tipo 1, el organismo no produce insulina. Suele darse en niños y adultos jóvenes. Es poco común en los adultos mayores.
  • Diabetes de tipo 2, el organismo no produce ni usa correctamente la insulina. Es la más común en las personas mayores y en toda la población en general.  

3.Factores de riesgo en la diabetes de tipo 2.

Hay multitud de factores de riesgo para que las personas mayores desarrollen la diabetes de tipo 2. A continuación exponemos las más relevantes.

  • Sobrepeso: este es el factor de riesgo principal en la diabetes de tipo 2. Además, en las personas mayores, son más propensos a tenerlo debido al sedentarismo y la degradación de la masa muscular y su correspondiente desaceleración del metabolismo basal.
  •  Distribución de la grasa: si almacenan la grasa principalmente en el abdomen son mucho más propensos a desarrollar esta enfermedad. Además de otras como el hígado graso.
  • Inactividad: cuanto más sedentarios sean nuestros mayores mayor riesgo de padecer diabetes de tipo 2. El ejercicio físico no sólo ayuda a bajar de peso, si no que también hace que se use la glucosa como energía.
  • Antecedentes familiares: si en la familia hay antecedentes de diabetes es más probable que se desarrolle. Es importante que, si nuestro familiar presenta esta enfermedad, nos hagamos controles periódicos de la misma.

4.Complicaciones derivadas de la diabetes de tipo 2 en personas de avanzada edad.

La diabetes afecta a muchas partes del organismo. Sobre todo afecta a muchos órganos principales como el corazón, el sistema nervioso, los riñones, los ojos o los vasos sanguíneos.

Estas complicaciones se van generando de forma gradual, pero igualmente pueden producir la muerte. En las personas de avanzada edad son más propensas las siguientes complicaciones:

  • Daño en los ojos: la diabetes aumenta mucho el riesgo de padecer enfermedades oculares graves como cataratas o glaucoma. Además, los altos niveles de glucosa en sangre ocasionan daños en los vasos sanguíneos de la retina y pueden ocasionar ceguera.
  • Cardiopatías y enfermedades circulatorias:  la diabetes de tipo 2 hace que se desarrollen enfermedades cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares, tensión alta y aterosclerosis en las personas mayores.
  • Perdida de la audición.
  • Mayor lentitud en la cicatrización: la glucosa alta en la sangre provoca que los cortes y ampollas no cicatricen como deberían. Esto provoca graves infecciones que pueden llevar a amputaciones.
  • Mayor riesgo de padecer Alzheimer: aunque no se sabe bien el por qué, cuanto más azúcar se tenga en sangre, mayor es el riesgo de padecer esta enfermedad.

5.Prevención o retraso de la diabetes tipo 2.

Un estilo de vida saludable puede ayudar a las personas de edad avanzada a evitar la diabetes de tipo 2. Además estos cambios de hábitos también retrasan la progresión de la enfermedad en las personas de edad adulta.

Un estilo de vida saludable para prevenir o retrasar la diabetes de tipo 2 en las personas mayores incluyen:

  • Comer alimentos saludables: consumir alimentos ricos en fibra, con poca grasa y calorías. Especialmente más fruta, vegetales y cereales integrales.
  • Hacer actividad física: realizar unos 30 minutos de actividad física moderada.
  • Evitar ser sedentario durante periodos largos de tiempo: levantarse cada 30 minutos y moverse un poco ayuda a la prevención de la enfermedad.

6.Detención de la enfermedad.

Para detectar si nuestros mayores tienen diabetes sólo existe pruebas médicas. La mejor opción son los análisis de sangre y suelen hacerse dos veces antes de formular un diagnóstico. Los más habituales son:

  • Prueba aleatoria de glucosa plasmática: administrada en cualquier momento del día.
  • Prueba A1C: administrada en cualquier momento del día; indica la concentración promedio de glucosa durante los últimos 3 meses.
  • Prueba de glucosa plasmática en ayunas: administrada después de que la persona no ha comido por un periodo de por lo menos 8 horas.
  • Prueba oral de tolerancia a la glucosa: administrada después de que la persona ha ayunado durante la noche y luego nuevamente 2 horas después de que ha tomado una bebida azucarada (esta prueba no se usa regularmente para la diabetes tipo 2).

7. Síntomas de la diabetes tipo 2 en ancianos.

Uno de los mayores problemas que tienen las personas mayores que empiezan a tener los síntomas de la diabetes de tipo 2 es que, como se desarrollan muy lentamente, lo achacan a la edad. Por eso es muy importante que si sufrimos estos síntomas acudamos a nuestro médico para que determinen si tenemos o no la enfermedad.

Los síntomas más habituales son: cansancio general, tener más hambre o sed de lo habitual, orinar con más frecuencia, problemas en la vista, adelgazar sin estar a dieta o cura muy lenta de las heridas.

8.El control de la enfermedad.

Para personas de edad avanzada se suele tener que recurrir a pastillas o inyecciones de insulina, pero para algunas puede bastar con dieta y ejercicio. Siempre es nuestro médico quien tiene que estimar esto. Lo que sí es común para todos los pacientes es tener un plan de control desarrollado por nuestro equipo médico y, por supuesto, seguirlo a raja tabla.

Este plan de control indica al paciente cómo:

  • Mantener un registro de las concentraciones de glucosa.
  • Elegir alimentos saludables.
  • Tomar sus medicamentos.
  • Mantenerse activo.
  • Controlar la presión arterial y el colesterol.
  • Dejar de fumar.
  • Exámenes médicos oculares y de los riñones anuales.
  • Vacunación contra la gripe anual.
  • Proteger la piel.
  • Revisar los pies diariamente.

Es importante prestar atención a este último punto. Hay que revisar los pies todos los días. Si la persona de edad avanzada no puede, debe hacerlo alguien del entorno. Hay que mirar con mucho detalle si se presentan enrojecimientos en los pies, ampollas, cortes, callos… Esto puede derivar en infecciones que, si se complican, producen amputaciones. Si tenemos alguna duda al respecto se debe acudir a nuestro médico o algún podólogo. 

Pues con esto ponemos fin a esta guía sobre la diabetes y las personas mayores. Esperamos que esta información haya sido útil. ¿Qué os ha parecido? ¿Tenéis alguna pregunta al respecto? Déjanosla en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *